Macrobiótica Mediterránea

Facebook
Twitter
Follow by Email

Clara Balmaña y Pau Sabater de la revista digital ETSELQUEMENGES al ver los blogs que precedieron esta web “Nutrición Para La Salud” y “Cocina Macrobiótica Mediterránea” me quisieron hacer una entrevista y quedamos para charlar. Se dio una muy buena conexión entre los tres y esto es el que han escrito:

Hoy conocemos Agnès Pérez, la creadora del blog Cocina macrobiótica mediterránea. Una persona segura y muy serena, que transmite tranquilidad y armonía. Es diplomada en Turismo y  además tiene formación en Nutrición y Dietética, Medicina oriental y Macrobiótica, Cocina Energética, Fitoterapia, Osteopatía, Shiatsu y Yoga lyengar. Ha sido profesora de yoga durante 24 años y actualmente dirige la Escuela Macrobiótica Ca l’Agnès donde imparte formaciones y proporciona asesoramiento personalizado en la elaboración de programas de reeducación nutricional. Todo de una manera profesional y admirablemente vocacional.
Agnès Pérez apuesta por el decrecimiento y por vivir de manera sencilla una vida lo más pacífica posible, evitando contribuir al caos social y ecológico.

– Qué podemos encontrar a tu web?
Mi web abarca diferentes temas, como la alimentación sana y natural, la macrobiótica, la ecología, la soberanía alimentaria y la transición hacia un cambio de valores individuales para una sociedad sostenible, filosofía oriental, recetas prácticas con fotos a todo color y cualquier otro tema que me motive transmitir porque creo que tiene una utilidad social.
COCINA MACROBIÓTICA MEDITERRÁNEA es el blog que agrupa recetas elaboradas en casa o en mis cursos. las fotos son amateur hechas con el móvil o una cámara muy sencilla y sin Photoshop. Lo dedico a mis ancestros femeninos, las mujeres que con amor han cocinado para mí. Mi madre y mis abuelas.
Me han propuesto en varias ocasiones escribir un libro, pero encuentro que la red es una manera mucho más dinámica e interactiva de compartir socialmente mi trabajo. Publicar mis artículos y difundir los escritos de otras personas en mi web es para mí la mejor manera de llegar a todos los estratos de la población.

– Explícanos un poco qué es la macrobiótica?
En primer lugar, querría puntualizar que la macrobiòtica no es sólo cocina y alimentación. La macrobiòtica se refiere a la vida en sí misma y la abarca totalmente, puesto que mediante la observación de las diferentes manifestaciones de la vida en términos de yin-yang y de las cinco transformaciones, podemos encontrar respuestas que nos guían hacia una toma de conciencia y comprensión de todos los fenómenos; desde que tenemos que cocinar para equilibrarnos hasta por qué estamos atrayendo una circunstancia específica, sea una enfermedad o bien determinados tipos de relaciones, e incluso nuestro destino momentáneo.
Cuando una persona empieza a hacerse caso, a comer de manera saludable, a tener cura de sus pensamientos, a hacer ejercicio, etc. pero, sobre todo, cuando transforma la calidad de la sangre a través de los alimentos; cambian muchas cosas en su interior. Cambiar la calidad del alimento y la calidad de la sangre, significa cambiar la calidad del pensamiento.

La macrobiótica se basa en la teoría del yin y el yang y en la de los cinco elementos. El yin y el yang son dos extremos opuestos, complementarios, que no son absolutos. Por ejemplo, en una pareja, si los dos tienen las mismas emociones, los mismos pensamientos y la misma energía… se repelerán! Puesto que no hay complemento. Donde hay un complemento, hay un equilibrio. Si comes un alimento yin el cuerpo te pedirá otro alimento yang para crear un equilibrio. Y si empezamos a comer sólo alimentos de uno de los dos extremos, nuestro cuerpo también irá ninguno allá y llegará un momento en que la persona rechazará este extremo y aparecerá en forma de desequilibrio o enfermedad. Todo se puede valorar en términos de yin y yang. Cuando nos encontramos ante un problema, nos tenemos que cuestionar: “Por qué estoy atrayendo esto?”.
El propósito de la macrobiótica, según su primero difusor en Occidente, George Ohsawa, es la liberación y la realización de nuestros sueños personales o de nuestra misión. Cambiando nuestra forma de comer y adaptándola a nuestras necesidades, podemos crear la condición óptima para desarrollar todo el que tenemos que hacer a la vida. La macrobiótica no prohíbe ningún alimento, pero se tiene que hacer una valoración de qué alimentos son los más adecuados y los que más perjudican cada persona. Hay personas que por su actividad física quizás necesitan más proteína animal, y otras que desean hacer o necesitan una dieta vegana.

Qué tipo de alimentación defiendas?
Yo apuesto por una alimentación nutritiva y creativa con base macrobiòtica pero sin fanatismos ni dogmas, que potencie la ecología y la soberanía alimentaria mediante el consumo de alimentos locales y adaptando tanto la practica de yoga como la alimentación a las necesidades de evolución interior.
La macrobiòtica es adaptable a todo el mundo! De hecho, yo recomiendo comer en armonía con nuestra constitución y condición, el clima y la región en la cual vivimos, con las estaciones del año, nuestra actividad física e intelectual, con nuestra edad y sexo. Y todo esto se puede ir aprendiendo simplemente con la experiencia, la autoobservació y un poco de asesoramiento.
Personalmente, sigo la pirámide macrobiòtica. Tengo momentos que hago una dieta estándar sin ningún extremo; en otros, sobre todo en situaciones sociales en qué soy más abierta, hago la cocina más sabrosa y creativa; y en otros, necesito comer muy sencillo. Depende de cómo me sienta. Yo fluyo (río). Lo que nunca como es carne, azúcar, lácteos, ni colorantes, ni conservantes. Tampoco fumo ni tomo alcohol ni excitantes. Procuro darme lo que necesito“. Oshawa dice que se puede comer de diferentes maneras: mecánicamente (como lo que tengo delante porque tengo hambre), sensorialmente (como por el placer de comer), social (como porque mi entorno social come), emocionalmente (con apego mental hacia ciertos alimentos), intelectualmente (analizando cada nutriente) o ideológicamente (en base a un credo). Pero hay una manera de comer que es la libre. Llega un momento en que el cuerpo puede comer lo que necesita sin hacerse daño. Para llegar a esta manera de comer, primero te tienes que observar mucho. La macrobiòtica me ha aportado autobservació, conciencia y me ha ayudado a estar mejor. Le estoy muy agradecida.

– Explícanos qué es la salud según la macrobiótica.
Según Ohsawa, disfrutamos de salud sí:
Tenemos buen apetito (5 puntos), no sentimos cansancio (5 puntos), dormimos bien (5 puntos), tenemos buena memoria (10 puntos), hay agilidad en nuestras decisiones y acciones (10 puntos), tenemos buen humor (10 puntos), no mentimos nunca (55 puntos).
Añadiría que salud es la adaptación favorable a los cambios y al medio en el cual nos movemos. La relación de la salud con la alimentación y el estilo de vida se basa en la comprensión que todo está interconectado. Somos un producto de nuestra nutrición, de las creencias que tenemos, de nuestras acciones y del entorno en el cual vivimos. Si nuestro nivel de salud es alto, podemos intuir naturalmente qué nos conviene. Cuando disfrutamos de salud, nos podemos despreocupar de tener que resolver problemas físicos y mentales o emocionales y podemos destinar nuestra energía a los proyectos que queremos desarrollar: de trabajo, familiares, sociales, etc.

– Danos algún consejo.
Evitad: Por motivos de consciencia, la carne, también los azúcares y los productos refinados, industrializados, congelados, etc. por cuestiones de salud individual y medioambiental. El azúcar dispersa. Es una de las causas más importantes de pérdida de concentración y de depresión. Además, inhibe el funcionamiento del páncreas y crea muchos descalabros. También recomiendo evitar los productos con colorantes y conservantes.
Y reforzad: cereales integrales, legumbres, un poco de algas. Verduras y frutas, todo ecológico y de temporada. Una vida muy activa, mucho contacto con la naturaleza, recuperad las tradiciones ancestrales que nos ligan en la tierra y, sobre todo, hacer caso a uno/a mismo/a, escucharse y seguir la intuición!

Tu receta estrella: Lasaña verde vegana
Tu comida preferida: la comida mediterránea adaptada a la macrobiótica.
Un restaurante: “Ca mi madre”
Donde comprar: directamente a los agricultores y artesanos ecológicos
Un buen complemento a la macrobiótica: la práctica del Yoga Iyengar
Un lugar para vivir: en plena naturaleza.
Un libro: Luz sobre los yogasutras de Patañjali de BKS Iyengar.
Una frase: “Dar no nos empobrece ni retener nos enriquece”. BKS Iyengar
“Cuando el poder del amor supere el amor al poder, el mundo conocerá la paz”. Jimi Hendrix

Scroll to top