LOS 6 SONIDOS SANADORES (enseñanza Taoísta)

Facebook
Twitter
Follow by Email

Los 6 sonidos sanadores o Liu Zi Jue es una forma de Qi-Gong.  El término Liu Zi Jue aparece por primera vez en el libro  «Sobre el cuidado de la salud, de la mente y la prolongación de la vida útil» escrito por Tao Hongjing de las dinastías del sur y del norte (420 – 589). Figura destacada de la Escuela de Taoísmo de Maoshan, Tao fue reconocido por su profundo conocimiento de la medicina tradicional china. «Uno solo tiene una forma de inhalar, pero seis para exhalar», escribe en el libro original.

Forman parte de las enseñanzas Taoístas que practicábamos durante la formación en macrobiótica que realicé hace 25 años. Nos enseñaban estos ejercicios como ayuda en nuestro proceso de cambio, sobretodo para re-equilibrarnos energéticamente y emocionalmente. Son fáciles, no requieren de mucho tiempo y los puede realizar cualquier persona ya que no requieren de esfuerzos físicos.

Los sonidos, mantras, invocaciones y cánticos  forman parte de todas las enseñanzas ancestrales milenarias. Practicarlos tiene un efecto poderoso sobre nuestro campo vibracional, mental y estado de consciencia.

Una alimentación inadecuada, el estrés, la contaminación, el exceso de estímulos sensoriales, las relaciones tóxicas, la soledad o la falta de ejercicio, dan lugar a tensiones que generan bloqueos de la energía (Ki, Qi, Chi, Prana). Esto genera tensión y endurecimiento en los órganos, dificultando así su capacidad de funcionamiento y provocando diferentes enfermedades. Los sonidos curativos son otra manera de potenciar la relajación orgánica. Ayudan a expulsar el exceso de calor a través del sistema digestivo y de la boca, obteniendo un mejor equilibrio corporal, mental y energético.

Este artículo describe, según enseñanzas de Mantak Chia, la práctica de los 6 sonidos sanadores.

EL SONIDO DE LOS PULMONES

Órgano asociado: Intestino grueso. Elemento: Metal
Estación: Otoño
Sonido: SSSSSSSS…

Sentado/a con la espalda estirada, dorso de las manos apoyado sobre los muslos. Conecta con tus pulmones. Inspira y eleva los brazos. Cuando las manos estén a nivel de los ojos, comience a girarlas, elevándolas sobre tu cabeza, palmas hacia arriba, empujando. Los dedos deben apuntar hacia los de la otra mano. Mantén los codos flexionados hacia los lados..

Empuja con las palmas hacia arriba mientras exhalas poco a poco, emitiendo el sonido «SSSSSSSS» (lengua cerca de los dientes, boca entreabierta).

Después de espirar, gira las palmas haciéndolas descender junto con los hombros, y vuelve a colocarlas sobre los muslos, palmas arriba. Cierra los ojos y obserca tus pulmones. Sonríeles. Respira normalmente y visualiza¡ como adquieren un color blanco brillante. Con cada inspiración, siente la energía renovada. Repítelo dos o tres veces.

EL SONIDO DE LOS RIÑONES

Órgano asociado: La vejiga. Elemento: Agua
Estación: Invierno
Sonido: CHUUUUUU (soplando)

Sientate con las piernas juntas, rodillas y tobillos en contacto. Dirige la atención a tus riñones. Inspira, inclínate hacia adelante y entrelaza los dedos de las manos cogiendo las rodillas. Inclina la cabeza y mira hacia delante.  Redondee los labios y exhale suavemente el sonido «CHUUUUUUUU» como si soplaras una vela.

Después de haber espirado, siéntate con la espalda recta, las piernas separadas y coloca las manos sobre los muslos con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos, respira y visualiza el color azul de los riñones. Sonríeles y repite esto dos o tres veces.

EL SONIDO DEL HÍGADO

Órgano asociado: Vesícula biliar. Elemento: Madera
Estación: Primavera
Sonido: SSHHHHHHH

Cuando hayas conectado con tu hígado, estira los brazos hacia los lados con las palmas hacia arriba. Inspira y eleva los brazos por encima de la cabeza, siguiendo este movimiento con los ojos. Entrelaza los dedos, espira y gira las manos unidas de modo que las palmas apunten hacia arriba. Estira bien los brazos. Inclínate ligeramente hacia la izquierda, ejerciendo una presión suave sobre el hígado.

Mantén los ojos abiertos. Espira y emite el sonido «SSHHHHHH». Tras la espiración, baja lentamente los brazos lateralmente. Apoya las manos en los muslos con las palmas hacia arriba. Sonríe a tu hígado. Repite dos o tres veces.

EL SONIDO DEL CORAZÓN

Órgano asociado: Intestino delgado. Elemento: Fuego.
Estación: Verano
Sonido: HAAAAAAAAAAA (con la boca bien abierta)

Inspira, estira los brazos hacia los lados con las palmas de las manos hacia arriba, elévalos siguiendo su movimiento con los ojos relajados. Entrelaza los dedos y gira las palmas de las manos hacia arriba. Estira los brazos e inclínate a la izquierda. Estira el costado derecho abriendo el corazón (lleva el hombro derecho hacia atrás y abre el pecho para facilitar esta acción). Visualiza y siente tu corazón. Abre la boca y espirando emite el sonido «HAAAAAAAA». Después de haber espirado, sonríe a tu corazón. Repite varias veces.

EL SONIDO DEL BAZO

Órganos asociados: Páncreas, Estómago. Elemento: Tierra
Estación: Fin de Verano. Quinta estación.
Sonido: JUUUUUUU (gutural, desde la garganta)

Inspira y pon los dedos de las manos mirándose entre ellos debajo del esternón sobre el lado izquierdo del tronco. Presiona hacia adentro con las puntas de los dedos Mira hacia arriba y mientras espiras pronuncia el sonido «JUUUUUUUUUU». Es un sonido gutural, desde el fondo de la garganta (entre una J y una G «GUUUUUUUUUU»).

Después de haber espirado, cierra los ojos, pon las manos sobre los muslos con las palmas hacia arriba y sonríe a tu estómago, bazo y páncreas. Repite varias veces.

EL SONIDO DEL TRIPLE CALENTADOR

El Triple Calentador tiene relación con varios órganos. Suplementa la función del intestino delgado. Controla el espíritu y los órganos viscerales a través de la circulación de la energía en el cuerpo entero. Protege las funciones del sistema linfático. El calentador superior está relacionado con los órganos del pecho (corazón y pulmones), el calentador medio con los órganos del plexo solar (estómago, bazo, páncreas, hígado, vesícula biliar) y el calentador bajo (localizado en el área umbilical) se relaciona con el peritoneo intestinal, órganos sexuales, vejiga y con la circulación de las extremidades.

El sonido «HIIIIIIIIII» equilibra la temperatura de los tres calentadores haciendo descender la energía caliente hacia el centro inferior y enviando la energía fría a los centros superiores. En forma específica, la energía caliente de la zona del corazón se desplaza hacia la región sexual más fresca, y la energía fría del abdomen inferior se eleva hacia la región cardíaca.

En decúbito supino (boca arriba) con los brazos relajados a los costados con las palmas hacia arriba y con los ojos cerrados. Inspira y al espirar produce el sonido «HIIIIIIIIII» Visualiza un gran rodillo presionando tu cuerpo desde la cabeza hasta los dedos de los pies.
Repite varias veces.

Practica los seis sonidos sanadores a diario. No te llevará mucho tiempo. Te ayudará a deshacerte de energía negativa, a favorecer un buen sueño y a re-equilibrarte. Eliminar emociones negativas antes de dormir contribuye a evitar malos sueños y pesadillas.

Bibliografía: Despierta la energía curativa a través del Tao: El secreto taoísta para despertar y hacer circular el Chi. Autor: Mantak Chia.

Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica aquí.:
hola@agnesperezmacrobiotica.com
Tel: (+34) 638 893 371

 

Scroll to top