¿Cura la macrobiótica?

Facebook
Twitter
Follow by Email

¿Cura la macrobiótica?

Referente a los consejos incluidos en esta web, no tienen intención de anular, modificar o ir en contra de los procedimientos de cualquier profesional de la salud. De hecho, la macrobiótica se practica, tal y como la enseñamos en Ca l’Agnès siempre sin interferir en dichos tratamientos o indicaciones médicas. Pero los cambios en la alimentación suponen a menudo cambios en la fisiología y en el estado de salud. Por ello os explicamos a continuación lo que puede pasar al cambiar de dieta.

Al pasar de una alimentación que se compone de extremos yin y yang, productos refinados y congelados, a consumir alimentos más centrados y en estado puro, nos puede suceder que sintamos deseos repentinos de volver a comer esos alimentos “antiguos”, o que de repente nos den altibajos incomprensibles que puedan estar relacionados con la eliminación de toxinas físicas, mentales o emocionales de estos alimentos extremos que hemos dejado de comer. Algunas personas se asustan al experimentarlos e incluso se preguntan si están procediendo correctamente. .

Es interesante saber distinguir entre los síntomas derivados de la eliminación de alimentos antiguos y los síntomas provocados por alguna otra causa o deficiencia. Si bien una dieta macrobiótica equilibrada y variada abordada desde una actitud flexible y abierta no provoca carencias de nutrientes, más bien al contrario, ayuda a restablecer la salud y el equilibrio del organismo, si dudas, lo mejor es hacerte un análisis de sangre para chequear que todo va bien y buscar el apoyo de personas que ya han pasado por este proceso de cambio.

Según Michio Kushi, cuando una persona está limpiándose se pueden dar los siguientes síntomas (uno o varios):

– cansancio

– dolores y achaques

– fiebre, escalofríos y tos (se pueden paliar con algún remedio macrobiótico casero)

– transpiración anormal y micciones más frecuentes

– problemas de piel y mal olor corporal

– diarrea o estreñimiento

– disminución del deseo sexual

– cese temporal de la menstruación

– ánimo irritable

– insomnio, caída de cabello, sensación de frío, acaloradas…

En el momento en que una persona se inicia en la macrobiótica puede no tener diagnosticados ninguna enfermedad o desajuste, en tal caso, alguno de estos síntomas se dará de manera mucho más leve y pasará rápido.

Si una persona está padeciendo alguna enfermedad física o mental,  a medida que vaya comiendo alimentos naturales sin procesar y reduciendo los alimentos extremos yin y yang empezará a restablecerse, pero antes de que sus enfermedades desaparezcan, se producirán diversas reacciones. En algunos casos pueden detenerse los movimientos peristálticos durante varios días porque los intestinos, que se hallaban dilatados, están recuperando sus dimensiones; puede aparecer diarrea porque el bolo intestinal estaba estancado y empieza a limpiarse; hay quienes sentirán dolores de cabeza, lo cual se debe a que los nervios expandidos se contraen para volver a las condiciones normales; otras veces da la impresión de que van a caer los dientes, porque las encías hinchadas se retraen; también puede suceder que la menstruación desaparezca por un tiempo. En resumen, pueden surgir diversos tipos de reacciones, tantas más cuanto más enfermo se esté. Existen remedios macrobióticos caseros para aliviar estas condiciones pasajeras y ayudar en las descargas de toxinas acumuladas. Tu profesor/a o consultor/a te puede recomendar los indicados en cada caso.

Si una persona no tiene demasiadas dolencias se presentarán pocas anomalías, o bien las que se presenten tendrán un carácter más suave. Poco a poco, una tras otra se irán curando las enfermedades.

Por otra parte, si se ha estado tomando medicamentos, tales como pastillas para dormir o tranquilizantes, y se empieza a comer bien, el cuerpo comenzará a expulsarlos; y mientras esos fármacos se estén eliminando es probable que se tengan sueños durante la noche. Si se tienen pesadillas nocturnas es debido a los alimentos de origen animal. Pero si se deja de tomar carne, huevos y queso y se come macrobióticamente, las pesadillas después de un periodo de una o dos emanas de eliminación activa desaparecerán repentinamente.

Durante el proceso de curación vamos volviendo físicamente y mentalmente hacia el pasado. Supongamos que tienes ahora 30 años; has estado comiendo macrobióticamente durante seis meses o un año y te sientes sana y feliz. Pero repentinamente empieza a dolerte el pecho. Incluso aparece algo de tos y unas décimas de fiebre. Es poca cosa, no necesitas guardar cama, pero te preguntas: “¿Qué ocurre? Creo que estoy comiendo bien… ¿O me estaré equivocando?” Pero no, no te estás equivocando. Lo que sucede es que a la edad de 20 años padeciste una pulmonía y es esa pulmonía lo que se está curando ahora. Porque cuando los síntomas desaparecen creemos siempre que la enfermedad también desaparece; sin embargo, todavía está ahí. De modo que lo que te está ocurriendo  ahora es que la enfermedad reaparece para que acabes de curarla.

Al mismo tiempo, empiezas a pensar muy a menudo en aquel novio o novia que tenías a los 20 años y en los muchos amigos que contabas en esa época. A medida que tu cuerpo rejuvenece y deja salir las memorias antiguas, tu mente también rejuvenece.

Continuas entonces con la macrobiótica y un año o dos más tarde sientes de pronto algo extraño en los riñones, un dolor que te dura una semana o incluso 10 días. ¿Qué sucede? Que alrededor de los 10 años padeciste una infección renal y ahoraestá acabando de curarse completamente. Simultáneamente, empiezas a recordar ese periodo de tu vida, los compañeros de escuela, los maestros que tuviste a los 10 años, cómo era entonces tu hogar, tus hermanos, tus hermanas.

Y cuanto más tiempo transcurre en este camino, más se retrocede en las memorias, hasta que finalmente se llega al nacimiento y al periodo embrionario. Cuando se llega a ese punto, el estado que se había adquirido a lo largo de la vida ha sufrido una transformación completa, se ha purificado de tal modo que un@ se ha convertido en una persona nueva.

Este periodo de sanación-curación progresiva dura generalmente 7 años en la mujer, 8-9 en el hombre o incluso más en personas muy enfermas. Aunque el resultado final depende evidentemente de cada persona y nunca prometemos curación en todos los procesos porque ésta depende de muchos factores.

Así que, si se está siguiendo cualquier tratamiento prescrito por un profesional médico, la persona que se plantea recurrir a la macrobiótica puede consultar con su médico u otro profesional cualificado de la salud la idoneidad y compatibilidad de los remedios o alimentos que quiere emplear. En ningún caso son un sustituto de la medicación pero pueden ser de gran ayuda si su empleo es el adecuado.


Más información sobre consultas y cursos de macrobiótica:
hola@agnesperezmacrobiotica.com
Tel: (+34) 638 893 371

Scroll to top